Cumplir con el Real Decreto de Protección de Cetáceos, misión de todos

13/07/2011

La Bahía es lugar de ocio para muchos amantes del mar al llegar esta época del año. CIRCE,  con el apoyo de CEPSA se encuentra actualmente ejecutando el proyecto de “Catalogación de Delfín Común en la Bahía de Algeciras”, y recuerda que cumplir el Real Decreto de Protección de Cetáceos es una de las bases para la conservación de la población de comunes de estas aguas.


El verano es una realidad y no son pocos los campogibraltareños que, durante esta época del año, disfrutan de la navegación de recreo en la Bahía de Algeciras. En estas aguas reside una importante población de delfín común, una población que, según la primera estima, ronda los 400 individuos, tal y como se desprende del estudio de “Catalogación de Delfín Común en la Bahía de Algeciras”, un proyecto que cuenta con la colaboración de CEPSA y se está ejecutando a través de la Estación Biológica de Doñana – Consejo Superior de Investigaciones Científicas (EBD – CSIC).
Actualmente, se está estudiando la distribución de la población de delfín común y se está observando el incumplimiento del Real Decreto de Protección de Cetáceos 1727/2007 en la Bahía de Algeciras. Este Real Decreto tiene como objetivo la protección de los cetáceos y establece una serie de normas de comportamiento que deben cumplir cuando se avistan cetáceos todos los usuarios de la mar, desde embarcaciones de recreo a empresas de whale watching. 

Dentro del Real Decreto encontramos una normativa muy clara de medidas a tomar cuando se ven cetáceos. No acercarse a menos de 50 metros- dejar en todo caso que sean los cetáceos los que se acerquen-, no variar el rumbo ni la velocidad cuando se establece un avistamiento de alguna especie, En caso de verlos, hacer el acercamiento de forma muy cuidadosa y siempre por un costado del grupo, navegando con rumbo fijo en paralelo a los animales y no cortar el grupo metiéndose por medio del mismo o cruzándose ante ellos.
En caso de tener líneas de pesca en el agua, alejarse lo más posible de los cetáceos es de vital importancia, para evitar así cortes y heridas en estos mamíferos marinos, ya que estas heridas pueden ser, en ocasiones, incluso mortales para los animales. Otro de los puntos de este Real Decreto es el de no bañarse con ellos, no sólo porque esté prohibido, sino lo más importante, por su propia seguridad ya que estamos hablando de mamíferos en su medio natural, y una mala reacción de un cetáceo puede tener consecuencias fatales.
Desde CIRCE se recuerda que este Real Decreto es de obligado cumplimiento por todos los usuarios de la mar, tanto en la Bahía de Algeciras como en el Estrecho de Gibraltar.